Nadie entierra a los lobos

Nadie entierra a los lobos

La existencia de los visigodos, contada en forma narrativa, como nadie hasta hoy lo había hecho. Una parte de la historia que muchos desconocen y que sin embargo fue clave para el desarrollo de lo que luego terminó siendo España.

Gunterico hijo de Walia compagina —como muchos nobles godos— la administración de sus fincas ribereñas con el servicio militar en las escuadrones del conde de Recópolis. No sospecha que el indulto regio que se ha concedido a su ex-vecino Agiulfo, hijo del rebelde Helfredo, va a arrastrarle a un enfrentamiento con episodios cada vez más encarnizados en los que el derecho visigodo, la lealtad al monarca y las instancias ordinarias de la administración pública serán insuficientes para mantener sus tierras y honor familiar.
En Nadie entierra a los lobos, el mundo de los forajidos, las plagas que azotaron el reino, y la vida de las minorías de peninsulares se combinan en una trama que reconstruye, hasta donde nos es posible, el vivir cotidiano y las estructuras de un Estado cuya existencia ignoran muchos contemporáneos.

COMPRAR

Rafael Díaz Riera (Barcelona, 1956) se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza (1980) y ha ejercido como profesor de secundaria y Bachillerato en diversos centros de las provincias de Zaragoza, Madrid y, principalmente, de Guadalajara. Desde el año 2002 pertenece al Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Secundaria de Lengua Castellana y Literatura. Apasionado por la Historia y la filología, Nadie entierra a los Lobos es su primera novela y un acto de amistad hacia las ruinas de Recópolis (Zorita de los Canes, Guadalajara) y hacia los guías que la muestran a los visitantes.